Mutabilidad e inmutabilidad del signo lingúístico


La lengua o signo lingúístico es un aspecto que posee dos cualidades encontradas o, que a simple vista parecen contradictorias, y es por la capacidad que tiene este de ser mutable y a la vez inmutable.

Se dice que la lengua es mutable cuando un uso lingüístico informal y repetido por muchas personas y durante largo tiempo puede pasar a ser común y luego este caracter lo hará formalmente aceptado, es decir, que se produce un cambio influenciado por el uso constantante de terminos a través del tiempo.

Ahora bien, la inmutabilidad de la lengua se refiere a la imposibilidad del signo para dar cambios, ya que es estático, arbitrario y nos viene dado en una forma ya establecida. Lo aprendemos así, por ende asi seguirá siendo por mucho más tiempo.


Escrito por: WILLIAM PARADA